* Este lugar es el palmarés de los grandes pilares que he encontrado en el camino de mi vida. En ellos se sostienen, se inpiran y se proyectan al futuro todos mis viajes, sueños y esperanzas… hasta que llegue el día en que -como nos dijo la gran Violeta Parra- la tortilla se dé la vuelta que tanto anhelo.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Lo primero es lo primero: Mi abuela, mi madre y el Chicho: mi origen, mi presente y mil ideas para el futuro. Viva Chile, viva el Pueblo, vivan los trajadores.


Wiu & Lilo. Ellas dos. Mis amores, mi compañía, mi apoyo, mi centro, mi fuente de energía y la inspiración permanente de mis sueños durante estos últimos años de mi vida. Y ellas irán junto a mí en mis pedaleos y pensamientos. Gracias por todo. ¿Qué nos depara el futuro? God Only Knows…


Harrison, gato guacho, Harry, El Negrito, Negro Místico, el otro integrante de la familia. El sobreviviente.

“Todo lo sé, la vida y su archipiélago,
el mar y la ciudad incalculable,
la botánica,
el gineceo con sus extravíos,
el por y el menos de la matemática,
los embudos volcánicos del mundo,
la cáscara irreal del cocodrilo,
la bondad ignorada del bombero,
el atavismo azul del sacerdote,
pero no puedo descifrar un gato.
Mi razón resbaló en su indiferencia,
sus ojos tienen números de oro”.

(Pablo Neruda. “Oda Al Gato”. Fragmento)


Diógenes de Sinope. Grande, sabio y escéptico ermitaño. Un joven en cuerpo de viejo, un anciano lúcido. Padre de la escuela filosófica de los cínicos (porque amaba los perros, no porque fuera hipócrita). Precursor del nomadismo, del derecho al ocio, de la vida vernácula y pastoril, e incluso me atrevería a decir que de la Generación Beat. Vivía en un tonel (antecesor directo del Chavo) solamente con su fiel quiltro, un farol para alumbrar su búsqueda durante el día de hombres de verdad y un platito para comer. Se dio el gusto de mandar a la misma mierda al conquistador del mundo Alejandro Magno, admirador confeso del viejo sabio. Alejandro, impresionado de conocerlo finalmente en persona,  le dijo al filósofo que le pidiera lo que fuese y él se lo cumpliría. Diógenes lo miró y le respondió: ¡Quítate del frente que me tapas el sol! ÍDOLO.


Me pongo de pie para presentar al Barón Karl Von Drais (1789-1851), inventor del velocípedo, vehículo a tracción humana sobre 2 ruedas que es el directo precursor y antecesor de la bicicleta contemporánea, y por lo tanto ideólogo y padre espiritual del Movimiento de Furiosos Ciclistas ¡Salve!


El primer viaje en bicicleta alrededor del mundo se realizó con un velocípedo construido mayoritariamente de madera, sin cadena y con la típica gran rueda delantera. La hazaña comenzó El 7 de enero de 1887, cuando el norteamericano Thomas Stevens partió desde el puerto de San Francisco para regresar a la misma ciudad, después de haber pedaleado por el globo durante más de tres años. Ídolo.

(Ver su historia completa en el apartado “Héroes”).


Qué pelucas ni qué ocho cuartos. Los Beatles no tenían ni un pelo de tontos, por eso andaban en bici. Y más encima les quedaba tiempo para componer clásicos eternos como “She Loves You”. ¿Qué mejor? ¡Súbase ud. también!


Audrey Hepburn, una de las actrices más bellas y estilosas que ha pisado este mundo dando una lección de ecología y elegancia al mismo tiempo.


Si él podía andar en bici sin ver, decir “Hit The Road, Jack” a quien se le pusiera por delante y mantener el groovy groove al mismo tiempo. Ud. que está sano y bueno ¿qué espera pa’ subirse a la cleta? Hey Ray, Oh Yeah!


Una obra del notable grabadista mexicano José Guadalupe Posada, que sin duda inspiró a don Nica y su serie de “Tablillas de Isla Negra”, que tienen por protagonista al mismísimo Cristo en bicicleta.


Mi propio combinado nacional: Mujeres desnudas de grandes traseros, una carrera en bicicleta, una banda de rock que es una bomba y una voz inolvidable. Ready, Freddie!!!


Una bici, la luna, Elliot y un pequeño gran amigo de una galaxia muy, muy lejana…


“Machuca”. Mi película chilena favorita de los últimos 10 años. Así es la amistad… así de simple. Es lo único que importa.


“La poesía no es de quien la escribe, sino de quien la usa”.

(Mario Jiménez, el bicicletudo cartero de Neruda en “Ardiente Paciencia” la novela y película de Skármeta).


Lo que yo llamo un ejemplo de perfecta simbiosis: mi revista favorita de todos los tiempos (cuyo nombre es casualmente ad-hoc) y en su portada, el gran personaje creado por Hervi: Supercifuentes, el representante de la aporreada clase media chilensis de los ’80.


La Hundertwasser Haus, en Viena. La primera aplicación práctica de la consigna del sabio viejo barbudo:

“Tu derecho a la ventana. Tu deber al árbol. Quien vive en una casa debe tener derecho a asomarse a su ventana y a diseñar como le plazca todo el trozo de muro exterior que pueda alcanzar con su brazo. Así será evidente para todo el mundo desde la lejanía que allí vive una persona”.


“Cada uno de nosotros tiene derecho a diseñar su propio ambiente.
Cualquier clase de diseño personal es mejor que la estéril muerte.
La naturaleza debe crecer libremente donde cae la lluvia y la nieve en nuestras casas.
Todo lo que se extiende en horizontal bajo el cielo, pertenece a la naturaleza. En las carreteras y los tejados deben plantarse árboles.
La relación entre el hombre y el árbol tiene que adquirir proporciones religiosas.
Así, la gente entenderá por fin la idea: la línea recta es obscena y atea”.

(Friedensreich Hundertwasser)


Esto sí que es heroísmo, coraje y black power. Sabiendo a lo que se enfrentaban y las consecuencias que su acto podría ocasionarle a sus vidas, en el podio de las Olimpiadas de México 1968, los atletas afroamericanos Tommy Smith y John Wesley Carlos -ganadores del oro y el bronce respectivamente en los 200 metros planos- rindieron tributo a su raza y se manifiestaron pacíficamente, en silencio, en actitud de recogimiento y con el puño en alto elevando una plegaria al cielo. Con este sencillo pero elocuente gesto, desafiaron a la nación más poderosa y fascista del mundo.

¡Alí, Boma Yé!


“Chariots Of Fire”. Una de mis películas imprescindibles de todos los tiempos. El deporte elevado a la categoría de arte. (De hecho, según los alemanes es el 8° arte). El atletismo es una escuela para la vida, en donde aprendí el sentido de la lealtad, el compañerismo y el honor. Hace muchos años ya que dejé las zapatillas  y la pista de ceniza (no nos alcanzaba para recortán). Ahora pedaleo… pero es casi lo mismo, porque mi corazón se llena de gozo igual a cuando era un joven y rápido peneca corredor de 60 metros planos. Y todos los días le rindo tributo al que fui, ese niño con todo un mundo por descubrir ante  sus pies alados.

HIGHLIGHTS:

Eric Lidell: “No tengo la fórmula para ganar una carrera. Cada uno la corre a su modo. Pero ¿de dónde viene el poder  para terminar esa carrera? De aquí, de nuestro interior”.

“Como a todos, creo que Dios me hizo con un propósito, pero para mi fortuna, a mí además me hizo veloz. Y cuando corro, siento su complacencia”.



Un recuerdo de infancia, “Tardes de Cine” y una  gran película: “Los Muchachos Del Verano”. La amistad, el final del colegio, la discriminación, un futuro negro y por cierto una competencia en bicicleta unen a estos entrañables personajes. Y más encima su equipo ciclístico tiene un nombre digno de banda de  rock: The Cutters (Los Fracasados). ¡Yo quiero ser uno de ellos! ¿Dónde me anoto?


Al igual que Peter, Dennis y Jack, yo también busco mi destino… pero pedaleando. Es mucho más bonito y más barato. “Born To Be Biiiiiike”.


Bethel, N.Y. agosto de 1969. Tan sólo hace algunas semanas el Hombre había conquistado la luna cuando los jóvenes hippies respondieron colocando la bandera en el planeta Tierra, en esta mítica e irrepetible demostración de fuerza de la generación de las flores. 1969: El año más feliz de mi vida… aunque todavía no tuviera vida. Yo debí estar ahí!!! Doy por vivida toda la psicodelia escuchada.


HIGHLIGHTS:

William: “¿Qué es lo que te gusta de la música?”
Russell: “Para empezar… todo.”

“Lo siento, chico, pero te perdiste el rock & roll. Acaso llegaste apenas a los últimos estertores”. (El legendario crítico Lester Bangs dando la primera gran lección que cualquier melómano debe saber).

William: “Necesito irme a casa”.
Penny Lane: (Haciendo un pase mágico sobre la cara de él) “Ya estás en casa”.

Sus amigos musicales eran su mejor compañía.


“High Fidelity”. Tres amigos, una tienda de discos y todo el día (una vida entera, diría yo) para hablar de música y perder el tiempo de forma bella e inspirada, jugando a confeccionar listas con top fives sobre las temáticas más delirantes y pelotudas. De lo divino a lo pagano. De lo crudo a lo cocido. En definitiva, trivia inútil pero entretenida.


HIGHLIGHTS:

Rob Gordon: “Hay canciones que he escuchado por término medio al menos una vez por semana (300 veces el primer mes, y después, de vez en cuando) desde que tenía 16, 19 ó 21 años. ¿Cómo no va a dejarte eso marcas en algún sitio? ¿Cómo no va a convertirte eso en una persona fácilmente rompible en mil trocitos, cuando tu primer amor se va al demonio?  ¿Qué fue primero: la música o la tristeza? ¿Me dio por escuchar música porque estaba triste? ¿O me sentía triste porque escuchaba música? ¿No te convierten todos esos discos en una persona de tendencia melancólica? Hay quien se preocupa, y con razón, de que los niños pequeños jueguen con armas de fuego, de que los adolescentes vean videos en los que la violencia es moneda corriente; nos da miedo que esa especie de cultura de la violencia termine por tragárselos como si nada. Pero a nadie le preocupa, en cambio, que los niños escuchen miles, digo literalmente, miles de canciones  que tratan siempre de corazones rotos, de rechazos y abandonos, de dolor, tristeza, pérdida. Las personas más desgraciadas que he conocido, románticamente hablando, son las que tienen un desarrollado gusto por la música pop. Y no sé si la música pop es la causante de esta infelicidad, pero sí tengo muy claro que han escuchado esas canciones infelices desde hace más tiempo del que llevan viviendo una vida más o menos infeliz. Así de claro.”

Rob Gordon: “Las mujeres a las que no les gustamos los hombres como yo -y es cierto que hay miles de hombres como yo que no podrían gustarle a nadie, sino muy al contrario- deberían tener en cuenta cómo tuvimos que empezar, y el largo camino que hemos tenido que recorrer”.

Rob Gordon: “El emparejamiento perfecto, si quieren que les diga lo que pienso, es el que se daría entre la mujer Cosmopolitan y el púber de 14 años”.

Rob Gordon: “Me he pasado más de 30 años coleccionando discos, oyendo a éste, al otro y al de más allá, cantar sobre sus corazones rotos ¿y me ha servido de algo? Una mierda”.


En “Diarios de Motocicleta” Gael García Bernal y Diego de la Serna le dan vida a los personajes de Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado. Sólo falta subirse a la “Poderosa” y ya está: al frente del camino, el horizonte y todo un continente por conocer y redimir.


“Into The Wild”. Libro, película y disco. La santísima trinidad pop al fin se manifestó con fuerza ante mis ojos y el resto de mis sentidos. Una aparición que me sigue remeciendo hasta estos días. Golpe al mentón y K.O. al primer round sin previo aviso. La gota que rebalsó mi vaso. El empujoncito final que me faltaba.

La hermosa historia de la vida, pasión y muerte de Christopher McCandles, aka Alexander Supertramp. Un alma grande y eterna a la que desde ya le pido que bendiga mis viajes y me acompañe siempre.

“Yo tuve un hermano
que iba por los montes mientras yo dormía…
No nos vimos nunca pero no importaba.
Mi hermano despierto mietras yo dormía;
mi hermano mostrándome detrás de la noche
su estrella elegida”.

(In Memoriam, Alexander Supertramp. 1968-1992)


El poder de uno # 1:
Julia Butterfly Hill es una joven gringa que vivió por 2 años en la copa de una sequioa de 600 años de edad -a la que bautizó como “Luna”- para evitar la tala indiscriminada del bosque nativo en el norte de California. Y lo consiguió. Una historia para tener en cuenta y un ejemplo a seguir.


El poder de uno # 2.

4 de junio de 1989. Masacre de estudiantes chinos en la plaza Tiananmen.

Ante esta imagen tan elocuente, las palabras sobran. Sólo basta agregar:

“Power to the People, Right On!”.


La música y el rock de los ’60 sin duda es uno de los mejores trips al espacio interior que cualquier joven con oídos abiertos y espíritu noble puede experimentar. Y en su libro de memorias “Blancas Bicicletas, Haciendo Música en los ’60”, (notable título, inspirado por cierto en las 2 ruedas y ese gran one hit wonder de la banda Tomorrow) el gran productor Joe Boyd relata con maestría este insuperable momento de la historia humana. Y como él mismo apunta: “En cuanto a mí, he mentido. Nunca llegué a estar demasiado drogado. Me convertí en la eminénce grise que siempre aspiré a ser y he derribado por lo menos un mito de los sesenta: yo estuve ahí y me acuerdo“.


Caravana nómade Arcoiris por la paz. Una de las iniciativas sociales más bellas que he conocido. Supe de su existencia por primera vez el año 2005, cuando se instaló por casi medio año en la cumbre del Cerro Blanco, en Santiago de Chile. En ese tiempo no tenía trabajo y estuve así… a un pelo de irme con ellos. Si ahora me los encuentro en mi camino, no lo dudaré un segundo y me uniré a ellos como uno más de sus miembros errantes por el mundo.
Su padre espiritual es el antropólogo y empresario social mexicano Alberto Ruz, que plasma sus ideas y conceptos en un libro de lectura obligada: “Hay Tantos Caminos”. Una idea genial, que estoy seguro cambiará para siempre el paradigma de las relaciones humanas en el siglo XXI y los que vendrán.



Un camino solitario y un cielo arrebolado es un paisaje demasiado tentador, que ningún ciclista-viajero que se precie de tal puede darse el lujo de rechazar.


El poeta es un pequeño dios, dijo Huidobro.
El poeta es un hombre del montón, lo corrigió don Nicanor. Y le devolvió la palabra al pueblo.
Gracias por bajar a la poesía de ese solemne y petrificado Olimpo en el que los pedantes y los siúticos la mantuvieron secuestrada por siglos.

El hablante de la tribu y una enseñanza ancestral para el presente y el futuro:

Entendemos x ecologismo
un movimiento socio-económico
Basado en la idea de armonía
De la especie humana con su medio
Que lucha x una vida lúdica
Creativa
…….. igualitaria
……………… pluralista
…………………………. libre de explotación
Y basada en la comunicación
Y colaboración de grandes & chicos.

Más claro, echarle agua. O como diría él, Peor es mascar lauchas.

¡Don Nica al Nóbel!


Some people like to rock, some people like to roll
But me i like to sit around and satisfy my soul.
I run around in sandals, i never even shave
And that’s the way i wanna be when someone digs my grave.
I belong to the Beat Generation
I don’t let anything trouble my mind
I belong to the Beat Generation
And everything’s going just fine…


Neal Cassady (alias Dean Moriarty) tiene el honor de haber sido el inspirador de la generación Beat. Dueño de una verborrea y una energía vital desatadas, sus amigos Jack Kerouac y Allen Ginsberg se dieron cuenta muy pronto que era una fuente inagotable de poemas, cuentos y novelas. Sin embargo, el mismo Cassady fue un escritor frustrado que nunca publicó nada. Pero como no hay mal que por bien no venga, sin proponérselo estableció la cartilla de estilo del movimiento beat en las delirantes cartas que enviaba a sus amigos, las que escribía de un tirón, como poseído por una fuerza incontenible: la corriente de conciencia.  Epistolario que de manera póstuma fue editado en formato de crónicas bajo el nombre de “El Primer Tercio”. A la larga, el tipo nos demostró que puedes ser poeta sin haber escrito jamás un verso. Como dijo Ken Kesey, su lápiz fue el Further Bus (en su rol de chofer de los Grateful Dead, durante la gira del test ácido a lo largo y ancho de Estados Unidos); y su papel fue la carretera, donde dejó plasmados algunos de los capítulos más imborrables de la cultura pop contemporánea. Ahí reside la grandeza de su obra, que en el fondo fue su propia vida. Su andar por el mundo terminó trágicamente y de manera muy insólita, como fue la tónica de su existencia, al más puro estilo Cassady: Después de una regada fiesta en el norte de México se puso a dormir la borrachera en la línea férrea. Minutos más tarde, pasó el tren. Cassady no despertó.


Los muchachos de la heroica y recordada BRP.

“Las Murallas no se rayan
Me decían de pequeño
Las murallas son pa’ encerrar
Al que se pone altanero
Las murallas son pa’ separar
Cuando se pelean los pueblos
Las murallas son el diario nuestro
¡A escribirlo, Compañeros!”

(Quelentaro)


Los Jaivas, en el momento preciso en que eran la mejor banda del mundo.

Entonces en la escala de la tierra he subido
entre la atroz maraña de las selvas perdidas
hasta ti, Macchu Picchu.
Alta ciudad de piedras escalares,
por fin morada del que lo terrestre
no escondió en las dormidas vestiduras.
En ti, como dos líneas paralelas,
la cuna del relámpago y del hombre
se mecían en un viento de espinas.
Madre de piedra, espuma de los cóndores.

Alto arrecife de la aurora humana…


Si hay niños como Luchín
Que comen tierra y gusanos
Abramos todas las jaulas
Pa’ que vuelen como pájaros…

Un recuerdo para Víctor. Toda una vida y una obra puestas al servicio de la lucha por la dignidad de todos los seres humanos.


Un hombre y su sueño: Werner Herzog y su barco en pleno Amazonas peruano, 1982.
A veces la realidad supera a la ficción. En el caso de esta película, la verdad fue replicada casi 100 años después de ocurridos los hechos originales. Herzog no quiso usar efectos especiales, y para narrar la historia que quería contar hizo lo mismo que el loco rey del caucho, Charles Fermin Fitgerald, más conocido como Fitzcarraldo: cruzó un barco de un río a otro subiéndolo por una montaña. Se demoró como 2 años en terminar su película, pero valió la pena, porque es lejos su mejor trabajo. De paso demostró que estaba tanto o más loco que el excéntrico millonario irlandés.


El genial y lunático actor Klaus Kinski en la piel de su personaje más célebre. Fitzcarraldo era un aventurero irlandés, buscador de riquezas y amante del Bel Canto. En realidad, lo que deseaba era encontrar una ruta comercial más corta para sus barcos caucheros, enriquecerse rápido y construir un teatro de ópera en medio de la selva, que sería inaugurado por su cantante favorito: el gran tenor Enrico Caruso. Y no se le ocurrió nada mejor que vadear 2 ríos llevando su barco tirado encima de rieles por cientos de nativos del Amazonas… y lo logró. Una hazaña de ingeniería que dejó un reguero de sangre y sufrimiento, por culpa del ego, el capricho y la ambición de un hombre.

Salud por Fitzcarraldo, el conquistador de lo inútil!!!


Todos en algún momento de nuestra vida hemos tenido una Annie Hall. Le dedico esta imagen, a la mía personal… donde quiera que esté… Aunque en rigor el fotograma es de la película “Manhattan”, igual sirve, porque total Woody siempre se representa a sí mismo. Y todos somos Woody en cierto modo. Torpes que amamos inconmensurablemente a las mujeres. Saludos a todas.


He visto esta película como 10 mil veces. Y en cada ocasión le descubro algo nuevo. Mientras más viejo me pongo, creo que me voy pareciendo cada vez más a Carlito Brigante.


Soldados:

No os entreguéis a esos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.

Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.

Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, Hombres es lo que sois. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo odian los que no aman, los que no se hacen amar y los inhumanos.

Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.

Confirmado: Charlie Chaplin fue el primer beat, el primer viajero, el primer vagabundo del siglo XX..
El fotograma final de “El Circo” así lo demuestra.
Genio.

Como decía Kerouac: “Hay que puro irse”.


4 Responses to “Inspiración”


  1. 21 septiembre 2012 a las 12:27 PM

    Heya i’m for the primary time here. I came across this board and I find It really helpful & it helped me out a lot. I hope to present one thing again and aid others like you aided me.

  2. 3 noviembre 2010 a las 2:25 PM

    Tua História, tb nos inspira.

    Quando em terras brasileiras, nos procure para poder conosco pedalar. ( necessitando tb um casa para dormir)

  3. 3 Cristy
    11 julio 2010 a las 1:55 PM

    Querido cesar ,me gusta mucho tu blog, me entretengo, aprendo y te sigo además creo que eres un gran escritor, comentarista y mucho más… cuidate en tu viaje y cuenta siempre con nosotros .Te quiero mucho

  4. 4 Olga saez
    8 abril 2010 a las 7:11 PM

    Hola cesar….me encanta esta parte de tu blog, siempre, siempre aprendo tanto contigo!!!, gracias amigo……que te vaya muy bien ……olga saez. (lo mejor de todo, es que despues lo comparto …de eso se trata no?….)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Yo. Ego. Iñche. Eu. Je. Io. Ich. I Me Mine. Me Myself & I. Chicobeat.


Porque la Revolución se consigue pedaleando...

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

VISITAS

  • 28,160 bicicletas virtuales

A %d blogueros les gusta esto: